Una de las claras ventajas del capital privado es la de ofrecer préstamos sin CIRBE. Estas siglas responden a la Central de Información de Riesgos del Banco de España, un servicio público de base de datos que refleja la capacidad de endeudamiento de una persona física o jurídica y que juega un papel muy importante a la hora de evaluar un posible préstamo. Por ello, es importante conocer qué tipo de deudas aparecen en esta central y qué consecuencias pueden tener a la hora de solicitar financiación.

¿Qué es la CIRBE?

La CIRBE es una base de datos de carácter público en la que las entidades financieras comparten todos los datos sobre los préstamos que han concedido a sus clientes.

De esta forma, otras entidades pueden acceder y comprobar, sobre una persona o empresa, qué presión financiera está soportando y otros datos relevantes de cara a conceder nuevos préstamos a una persona física o jurídica.

No se trata de un fichero como RAI o ASNEF, en los que, para aparecer, ha debido de generarse el impago de una deuda. En la CIRBE del Banco de España, figuran todas las personas que soliciten un préstamo de determinadas características, sin necesidad de haber caído en ningún incumplimiento.

Así, las entidades pueden acceder a estos datos y evaluar los riesgos de esos mismos usuarios. Desde la entrada en vigor de la Ley de Medidas para la Reforma del Sector Financiero 44/2002, ya no requieren de la autorización de los usuarios para poder acceder a los datos alojados en este fichero.

El Banco de España, responsable y regulador de esta base de datos, puede de esta forma ejercer sus labores de vigilancia y supervisión de las operaciones en las que se embarcan las entidades de crédito.

¿Qué deudas aparecen en la CIRBE?

Todos los clientes que cuenten con uno o varios créditos o préstamos que sumen una deuda superior a 9.000 euros en una misma entidad aparecerán en este servicio público.

Estos 9.000 euros o más pueden corresponderse con cualquier tipo de productos: avales otorgados, leasing, factoring, tarjetas de crédito, préstamos hipotecarios, créditos al consumo… Todos podrán, además, acumularse y será la suma de todos ellos la que sea relevante.

Cuando lo que resta por pagar del préstamo, mediante el abono de las cuotas del producto financiero, pasa a ser menor a 9.000 euros, la persona o sociedad desaparecerá de esta base de datos.

Así, en la CIRBE solo figuran las deudas vivas, es decir, cuando aquello que queda por devolver es más de esos 9.000 euros.

¿Cómo obtener nuestros datos?

Cualquier persona tiene derecho de acceso a sus datos y a rectificarlos en caso de que proceda. Para ello, tiene que llevar a cabo una solicitud de CIRBE a través de una de las siguientes maneras:

  • En persona, en cualquier sucursal del Banco de España.
  • En la Oficina Virtual del Banco de España, siguiendo las indicaciones.
  • Por carta a la Central de Información de Riesgos (calle Alcalá 48, Madrid, 28014), adjuntando una fotocopia de nuestro DNI y la dirección en la que queremos recibir respuesta.

¿Puedo solicitar un préstamo con CIRBE alto?

Si estamos buscando financiación y tenemos ya contratados muchos préstamos, tarjetas de crédito, etc., es probable que la entidad financiera se interese por el estado de nuestra economía, a través de una solicitud de información a la CIRBE.

En ese caso, si nuestra cantidad adeudada asciende a más de 9.000 euros, la entidad podrá conocerla y hacerse, así, una idea de nuestra capacidad de pago.

Por este motivo, si solicitamos un préstamo con CIRBE alto, es probable que el banco nos lo deniegue, ya que considerará que representamos un riesgo inasumible, sobre todo según la normativa vigente, impuesta por el Banco de España a la banca convencional.

Constar en la CIRBE con un monto de deuda alto puede cerrarnos algunas puertas, pero no todas. Y es que existen algunos tipos de financiación alternativa que pueden darnos la solución que necesitamos.

¿Préstamos sin mirar CIRBE?

Algunas entidades presentan una mayor flexibilidad a la hora de ofrecer financiación. Tal es el caso de los préstamos de capital privado, los cuales cuentan con todo tipo de garantías legales y son la opción perfecta a la que podemos acudir cuando más lo necesitamos.

Este tipo de préstamos suelen concederse con independencia de CIRBE, esto es, sin importar las deudas que ya tengamos con el banco. De esta forma, es sencillo obtener la financiación que necesitamos cuando se nos cierran el resto de posibilidades. A cambio, tan solo es necesario contar con la garantía hipotecaria de una propiedad sin cargas.

La importancia de estar en buenas manos

Cuando se trata de nuestro dinero, siempre queremos los mejores resultados. En London Capital, nos ofrecen asesoramiento personalizado y una solución a la medida de nuestras necesidades, sin contratar productos adicionales o con una flexibilidad a la altura de tu situación. Solicita ya información sin compromiso y obtén liquidez de una forma rápida, segura y sencilla.

¿Te ha resultado de utilidad?

London Capital

Consultoría financiera, Real Estate e inversiones
Cerrar menú