Una de las búsquedas más consultadas en Internet es la de «no tengo dinero, ¿qué hago?». En estas ocasiones en las que necesitamos una inyección de dinero, se puede recurrir a un préstamo con garantía hipotecaria o a empresas que son prestamistas de dinero.

¿Qué es la garantía hipotecaria?

En un préstamo, una garantía hipotecaria es el inmueble que funciona como aval, en caso de que se incumpla el compromiso de abonar la deuda vigente. Es importante no confundir con una hipoteca en sí, ya que en el caso de los préstamos con este tipo de garantía, el dinero financiado no tiene por qué ir dirigido a la adquisición de un inmueble.

¿Qué son los préstamos con garantía hipotecaria?

Este tipo de préstamos no están destinados a adquirir un bien inmueble, sino que van a tener otra serie de objetivos. La garantía que aporta la persona que solicita el dinero es el pago de una vivienda de su propiedad o de la de alguien que dé autorización.

Es una forma de conseguir dinero algo más rápida que la convencional, ya que comprende trámites administrativos más ágiles y flexibles y en el que la garantía del préstamo en una vivienda que se tiene en propiedad. Es decir, son préstamos con aval de vivienda o inmueble.

Terminología que hay que conocer antes de solicitar un préstamo con garantía hipotecaria

Tasa de interés

Es el precio que nos cobra la entidad financiera por prestarnos ese dinero que necesitamos. Las condiciones de un préstamo privado suelen ser más parecidas a las de un préstamo personal debido a que se aplica un interés fijo y la cuota que se pagará será constante durante la vigencia del mismo, sin sorpresas ni imprevistos.

Propiedad en garantía

En esta ocasión se alude a la propiedad que se va a aportar como aval o garantía en la operación solicitada.

¿Qué factores influyen en la concesión préstamos con garantía hipotecaria?

Tasaciones inmobiliarias

Existen diferentes préstamos hipotecarios y financieras que dan préstamos, pero el primer paso para una operación de estas características es realizar las tasaciones inmobiliarias sobre la propiedad que actuará como garantía.

De esta forma, las financieras que den préstamos para cancelar deudas o para tener una inyección de dinero en una empresa tendrán una referencia del precio actual de la propiedad en el mercado.

Nota simple

Las empresas prestamistas de dinero solicitarán dicho documento en el Registro de la Propiedad para tener toda la información necesaria acerca del estado de las cargas de la finca sobre la que se desea realizar un préstamo con garantía hipotecaria.

¿Para qué se solicita un préstamo con garantía hipotecaria?

De entre todos los objetivos de las personas que solicitan un préstamo con garantía hipotecaria, las más habituales son la refinanciación de una deuda preexistente, la cancelación de un préstamo hipotecario u obtener una inyección extra de liquidez para un proyecto o empresa. Este tipo de préstamos, además, pueden hacer frente a cuantías muy altas, según las necesidades de quien lo solicita.

¿Por qué es interesante solicitar un préstamo con garantía hipotecaria?

Este tipo de préstamo con garantía hipotecaria se puede solicitar incluso aunque incurramos en alguna situación complicada.

¿Cuáles son los beneficios que ofrece?

  • El préstamo con garantía hipotecaria nos permite acceder a una mayor cantidad de dinero que un préstamo convencional.
  • Se puede conseguir un interés muy competitivo con la solicitud de cantidades de dinero importantes.
  • La concesión y el tipo de interés no está vinculado a la contratación de ningún tipo de producto asociado al préstamo.
  • No es necesario cambiar de banco ni realizar trámites administrativos adicionales.
  • Tanto los plazos como las cuotas son más flexibles que un préstamo convencional.
  • Son una opción perfecta para proyectos empresariales que están empezando y no tienen un historial crediticio.

¿Qué tipo de inmueble podemos usar como garantía?

Se puede utilizar cualquier tipo de propiedad inmueble, siempre y cuando estén debidamente registrados y no presenten ningún tipo de cargas o cualquier otro tipo de problema legal.

Si necesitamos el préstamo, pero no poseemos un inmueble propio, la flexibilidad de este tipo de préstamos nos permite presentar una garantía hipotecaria ajena, con los debidos permisos y autorizaciones, y todos los requisitos legales necesarios.

En resumen, un préstamo con garantía hipotecaria puede ser la mejor opción para tener liquidez en un momento en el que sea necesaria o si queremos realizar una inversión sin el suficiente historial crediticio. En London Capital, recibiremos un asesoramiento personal, a la medida de nuestras necesidades, con su equipo de consultores profesionales.

¿Te ha resultado de utilidad?

Carlos Fernández

Director de operaciones
Cerrar menú