Conseguir préstamos con ASNEF o figurando en otra lista de morosos puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza. Las entidades de crédito evitan financiar a las personas que figuran en estos ficheros, debido a que representan un riesgo muy alto y no cumplen sus cada vez más estrictos requisitos. Entonces, ¿cómo podemos conseguir un préstamo privado si aparecemos en ASNEF?

Hay ocasiones en las que un retraso en un pago o la negativa a abonar algún concepto abusivo termina introduciéndonos en ASNEF o RAI y posteriormente necesitamos un crédito. ¿Cómo podemos hacer para financiarnos?

Principales ficheros de morosos

Lo primero que podemos hacer para evitar esta situación es conocer cómo funcionan los archivos de impagos. Básicamente son listados que elaboran las empresas con los nombres de las personas que no les han abonado algún pago en tiempo y forma. Es muy habitual que los bancos recurran a estos ficheros a la hora de calcular el riesgo de un préstamo.

Para evitar que la compañía nos meta en el fichero debido a una disputa, la ley exige que exista la deuda, que se haya requerido su pago y que no haya contradicciones documentadas. Es decir, que si iniciamos una reclamación podríamos solicitar la exclusión cautelar.

Cuando no concurran estas circunstancias ni se hayan cumplido los plazos de espera, podemos solicitar la exclusión del fichero. También podemos pedir que nos saquen cuando cancelamos la deuda y, en todo caso, tras haber transcurrido seis años desde la inscripción.

Conviene que hagamos uso de nuestro derecho de acceso para comprobar si hemos sido excluidos del fichero. Aunque sea ilegal, hay compañías que mantienen a los morosos en sus ficheros aun después de pagar su deuda.

ASNEF

ASNEF es el registro de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, y es el fichero donde más frecuentemente se incluye a los morosos. En treinta días desde que nos constituyamos en mora, la compañía debe advertirnos de que si no pagamos en plazo de otros treinta días nos incluirá en el fichero.

RAI

El Registro de Aceptaciones Impagadas es un sistema de registro de impagos de personas jurídicas por valor superior a 300 €.

CCI

El Centro de Cooperación Interbancaria es el tercer fichero más popular. Pertenece a la asociación formada por entidades de depósito que centralizan información sobre impagos para evaluar el riesgo de sus operaciones.

Préstamos con ASNEF

Figurar en los ficheros que hemos descrito dificultará la obtención de crédito, pero no lo impedirá en todos los casos. En primer lugar, existen financieras que conceden préstamos sin importar ASNEF, por lo que, de no tener liquidez, podremos solicitarles un crédito para cubrir nuestra deuda y salir del fichero de morosos.

Estas entidades alternativas que ofrecen préstamos estando en ASNEF pueden ser una solución eficaz y rápida. Esto no significa que no realicen un estudio de la solvencia del prestatario. Por supuesto, su unidad de evaluación de riesgos se encargará de determinar si podemos devolver o no el dinero que estamos pidiendo. Pero, gracias a que no tienen criterios tan exigentes como los de los bancos, sus condiciones son más flexibles aunque igualmente seguras y vigiladas por el Registro Estatal de Intermediarios Financieros.

Y es que son muchas las personas que acaban en ASNEF por una disputa por no contar con liquidez, de modo que estas entidades entienden que figurar en el fichero no implica necesariamente que se vayan a cometer impagos.

Cómo pedir un préstamo estando en el ASNEF

Si necesitamos financiación y figuramos en ASNEF o RAI, lo primero que tenemos que hacer es localizar financieras que concedan préstamos sin importar ASNEF. Al solicitar el préstamo les explicaremos nuestra situación, para que la tengan en cuenta a la hora de valorar nuestra solvencia.

De hecho, muchas personas que solicitan préstamos estando en ASNEF lo hacen para reestructurar su deuda o pagarla y solicitar la salida del fichero. Es más, dado que antes de introducirnos en ASNEF tienen que advertirnos y ofrecernos un mes para realizar el pago correspondiente, muchas personas solicitan el crédito para pagar la deuda que les exigen. Por supuesto, si la empresa estuviera reclamando un pago ilegítimo y tuviéramos que pedir un crédito para pagarla y posteriormente reclamarla, podríamos incluir el precio del préstamo en la reclamación.

Otras soluciones para conseguir financiación estando en ASNEF

Además de recurrir a financieras que acepten ASNEF, nuestra única opción para solicitar financiación desde un fichero de morosos será, probablemente, lograr que nos saquen del fichero. Para eso tendremos que comprobar si se siguió el procedimiento para incluirnos en el mismo.

Podemos comprobar estos requisitos en la LO 15/1999, la instrucción 1/1995 de la AEPD y el apartado “información” de la página web de cada fichero. Es particularmente importante prestar atención a los plazos de notificación establecidos.

Si se han incumplido los requisitos podremos comunicarlo al fichero, en ejercicio de nuestro derecho de acceso y advirtiendo de la posibilidad de tomar medidas legales.

En el caso de que se haya respetado el procedimiento correspondiente tendremos que pagar la deuda para que se nos saque del fichero o esperar al transcurso del plazo máximo, que actualmente, es de seis años. Lo más recomendable, no obstante, es, si no contamos con liquidez, solicitar un préstamo de capital privado para abonar nuestra mora y poder salir del fichero lo antes posible.

London Capital

Consultoría financiera, Real Estate e inversiones